10 maneras de joderte la vida - Kenneth Iversjö

10 maneras de joderte la vida

peonza-mente-por-que-sueño-confundir-realidad
El por qué confundimos mente y realidad
15/02/2018
Mostrar todo

10 maneras de joderte la vida

Hoy vengo a compartir diferentes formas de conseguir que la vida te vaya como el culo. Puedes pensar que se me ha ido la olla, pero no es así. En la consulta encuentro muchas personas que hacen todo lo posible por fastidiarse la existencia. Y claro que esta no es su intención primaria pero aún comprobando como su conducta y su pensamiento no causa el efecto que desean siguen y siguen tratando de que funcione sin hacer ningún cambio. Parece que no les queda claro la máxima “si quieres resultados diferentes haz algo diferente”. Si tu intención es tener una buena vida, tan importante es saber lo que se debe hacer como lo que no. Aquí tienes algunas maneras que funcionan muy bien para joderte y conseguir una vida desastrosa:

  1. Ser tu mismo es expresarte como tú quieres, hacer y crear lo que tú deseas, en definitiva mostrar lo que sale de tu interior sin alterarlo. Pues esto no, todo lo contrario. No seas tú mismo, ante cualquier influencia del exterior conviértete en lo que los demás quieren que seas, haz lo que los otros desean que hagas. Aparentemente así evitarás problemas con quien trata de influenciarte (no discutirás con tu pareja, jefe, madre o padre, etc.). A cambio te morirás por dentro pues te negarás a ti mismo y serás la marioneta que los demás quieren manejar. Un camino rápido a la tumba interior, la depresión es un estado agradable comparado con esto. Para evitar esto tendrías que decir “no” a la influencia y vivir libre como tú mismo, eso conllevaría que el supresor se enfade y patalee, evidentemente no queremos eso…
  2. Cuando ya has hecho muy bien el primer punto entonces puedes aplicar la anulación-invalidación a otros (por supuesto no a quien te suprime a ti, que es tú maestro, se lo harás al resto). Piensa que tus puntos de vista son la única realidad. Recuerda que sólo tú estás en posesión de la verdad, los demás están equivocados y por eso es necesario que impongas tu criterio a todo el que te rodea, tratando de conquistarlos. Y cuando consigas que se comporten como tus marionetas date la enhorabuena a ti mismo por “guiarlos por el buen camino”. Esto hará que la gente piense que eres “un coñazo” pues no les dejas ser ellos mismos y tratarán de darte de lado y evitarán compartir tiempo contigo, entonces tú piensas: “hay que ver con la gente, nunca me llaman, siempre tengo que estar detrás de ellos para quedar”.
  3. Cree en lo que las historias de Hollywood, disney, etc te venden. Están llenas de mentiras muy útiles, esas de “y fueron felices y comieron perdices” o la idea de que “los malos son muy malos y feos y los buenos muy buenos y guapos”. Intenta aplicarlas en la realidad y cuando no funcionen entonces piensa que algo está mal contigo o con los demás pues la “verdad” que nos ofrecen no se cumple en la vida. Aquí es importante confiar en lo que sale por la televisión y no ponerlo en duda nunca, aunque no se parezca en nada a lo que ocurre en realidad.
  4. No hagas ningún trabajo de desarrollo interno, son tonterías que no sirven para nada. Y por supuesto no pidas ayuda, acudas al psicólogo o terapeuta. Sólo podrían ayudarte a cambiar tu situación, pero eso no es lo que queremos. Recuerda que quieres continuar jodido.
  5. Utiliza alguna sustancia o experiencia para drogarte, realmente da igual que uses, lo importante es que te ayude a no tener conciencia de lo que ocurre. Que colabore en no confrontar la situación incómoda que vives. El “colocón” no solucionará nada, además empeorará tu salud, aunque da gustillo por un rato y como suele afectar a la memoria tenemos borrado de disco duro gratis. Percibir lo que es obvio que te está sucediendo te permitiría tomar responsabilidad y empezar a cambiar y mejorar la situación, de nuevo no es lo deseado.
  6. Siente que tienes obstáculos infranqueables en todos tus objetivos, pero mantente muy deseoso detrás de ellos. La cuestión es correr siempre detrás de tú meta con la sensación de que nunca la alcanzas. Los burros llevan corriendo detrás de las zanahorias durante milenios y les ha venido muy bien para cansarse, agotarse y nunca llegar a comer ni zanahoria, ni ninguna otra hortaliza o vegetal. Lo sencillo sería percibir dónde quieres ir, o sea tu objetivo, y simplemente hacer lo necesario para alcanzarlo. Pero mejor quedarte muy deseoso y no hacer nada para llegar a tus metas. Algo así como: “cómo me gustaría si consiguiera… pero que difícil”. Así tu estancamiento crecerá y crecerá en buscar “tener” y nunca pasarás a hacer para tener.
  7. Como percibes inestabilidad en el mundo trata de hacer sólido todo lo que puedas. Cuanto más fijo, estático, permanente sean tus concepciones de la vida y el mundo más falsa será tu sensación de seguridad y cuando tengas una experiencia que quiebre fácilmente tus fijezas la sensación de inestabilidad se habrá multiplicado. Alcanzar la flexibilidad de un junco en tu pensar sólo te aportaría más seguridad y confianza, y no vamos por ahí.
  8. Utiliza la hostilidad, crítica, violencia, etc, como medio principal de comportamiento. El aprender a comunicar con eficacia, mayor habilidad de relacionarte, … es algo en lo que tienes que poner atención y ganas de cambio. Esto te haría mejorar pero seguimos recordando que lo que queremos es una mala vida.
  9. Tus errores, actos y pensamientos dañinos, tu mala hostia, vergüenzas y otros hechos indeseables e inaceptables, deben de ser ocultados, miente si es necesario. Todo lo que sea para no ver la verdad. Percibir lo evidente y asumir la responsabilidad es poder y libertad, sin embargo debes seguir pensando en culpabilidad en lugar de responsabilidad, así bloquearás cualquier efecto que puedas causar tanto los positivos como los negativos.
  10. Cuando tienes una situación que te fastidia y ya has intentado todas las maneras posibles de manejarla, como por ejemplo un trabajo que no te gusta, una relación de pareja insana,… continúa en ella indefinidamente, evita buscar otras opciones. Ya sabes, “la cosa está muy mala con el trabajo…”, “que desagradable es mi pareja pero que sonrisa más bonita”. Cuando en realidad lo que ocurre es que tu miedo te paraliza el cambio y prefieres mirar lo agradable en lugar de confrontar lo incómodo y manejarlo.

Bueno, ya me he quedado a gusto. Espero que seas capaz de percibir la ironía de mis palabras pues si no te aclaro que mi intención es que tomes conciencia de estas actitudes dañinas y puedas motivarte a manejarlas. Hay muchas más pero por ahora está bien. Si te ves reflejado en alguna, ¿qué vas a hacer? ¿Continuarás practicándola? Puede que quizás hagas algo tÚ mismo o con ayuda para cambiar el continuar jodido por otra opción más agradable, ¿no?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *